En este momento estás viendo Cómo dejar la ketamina, estrategias y tratamientos efectivos

Cómo dejar la ketamina, estrategias y tratamientos efectivos

Qué es la ketamina?

La ketamina, inicialmente desarrollada como anestésico en las décadas de 1960 y 1970, ha ganado popularidad en ciertos círculos sociales como una droga recreativa, a veces denominada «cocaína de lujo». Aunque su consumo en España no muestra un aumento significativo, ha habido una rápida expansión en el uso de una variante conocida como tusi, especialmente entre las élites. Este fenómeno sugiere un creciente número de consumidores de ketamina, atraídos por su reputación y los efectos psicodélicos que ofrece​​.

Consecuencias del Consumo de Ketamina

Físicas:

Aunque la ketamina tiene un potencial adictivo más bajo comparado con sustancias como la cocaína o la heroína, su uso continuado puede llevar a una tolerancia rápida y a una adicción severa. Los efectos secundarios más comunes incluyen:

  1. Alteraciones en la percepción sensorial: Cambios en la forma en que los sentidos perciben el entorno, incluyendo visión borrosa o doble.
  2. Descoordinación motora: Dificultad para moverse de manera coordinada, pérdida de equilibrio.
  3. Sedación: Sensación de somnolencia o fatiga intensa, que puede llevar a un estado similar al coma en dosis altas.
  4. Aumento de la presión arterial y frecuencia cardíaca: Cambios significativos en los signos vitales que pueden ser riesgosos para personas con problemas cardiovasculares.
  5. Anestesia: Pérdida de sensibilidad, lo que puede resultar en no sentir dolor.
  6. Náuseas y vómitos: Especialmente cuando se consume en altas dosis o se mezcla con otras sustancias.
  7. Problemas respiratorios: Incluyendo depresión respiratoria en dosis altas.
  8. Cistitis intersticial: Inflamación crónica de la vejiga que puede resultar en dolor al orinar, urgencia y frecuencia urinaria, y en casos graves, sangre en la orina​​.

Psicológicas:

El uso de ketamina puede causar experiencias disociativas intensas, conocidas como «k-hole», que pueden incluir ataques de pánico y sensaciones de desprendimiento del propio cuerpo. Aunque algunos buscan estos estados alterados de conciencia, pueden ser profundamente perturbadores y causar estrés psicológico significativo​​.

  1. Disociación: Sensación de estar separado del propio cuerpo o entorno, lo que puede ser tanto buscado como inesperado y perturbador.
  2. Euforia: Sensaciones intensas de felicidad o bienestar que pueden acompañar al inicio del efecto de la droga.
  3. Alteraciones en el estado de ánimo: Incluyendo posibles cambios bruscos de emociones.
  4. Experiencias alucinatorias: Visiones o percepciones sin estímulo externo real, que pueden ser visuales, auditivas o táctiles.
  5. Ansiedad y paranoia: En algunos casos, el consumo puede provocar fuertes sentimientos de miedo, ansiedad o pensamientos paranoicos.
  6. Alteraciones de la memoria: Dificultad para recordar eventos recientes o formar nuevos recuerdos durante el efecto de la droga.
  7. K-hole: Estado de intensa disociación y alucinación que algunos usuarios describen como una experiencia cercana a la muerte o de otro mundo, pero que también puede ser extremadamente desorientador o aterrador​​.

Identificación de la adicción

La adicción puede manifestarse como un aumento en la frecuencia y cantidad de consumo, a pesar de los efectos negativos en la salud física y mental. Indicadores clave incluyen la tolerancia creciente hacia los efectos de la droga, el uso persistente para evitar o aliviar síntomas de abstinencia, y un deseo intenso o esfuerzos infructuosos para controlar o cesar el consumo.

Tratamiento de la adicción a la Ketamina

El tratamiento para la adicción a la ketamina en nuestro centro de Málaga, como para otras adicciones, puede incluir terapias cognitivo-conductuales, apoyo psicológico, y en algunos casos, medicación para la abstinencia y los síntomas de depresión asociados. La ketamina ha sido estudiada por sus efectos antidepresivos rápidos en casos de depresión resistente al tratamiento, lo que indica su potencial en contextos clínicos controlados para ofrecer alivio rápido de síntomas depresivos severos, incluyendo pensamientos suicidas​​​​.

Además, organizaciones como Energy Control ofrecen recomendaciones para la reducción de riesgos asociados al consumo de ketamina, aconsejando sobre la dosificación, la importancia de consumir en un entorno seguro y con compañía informada, y la precaución de no mezclarla con alcohol, GHB, opiáceos o estimulantes, debido a los riesgos potenciales de efectos adversos graves​​.

El panorama del consumo de ketamina en Europa refleja una variedad de prácticas y motivaciones, desde el uso recreativo hasta potenciales aplicaciones terapéuticas. Sin embargo, el riesgo de adicción y los daños a la salud subrayan la necesidad de enfoques de tratamiento efectivos y políticas de reducción de daños​​.

Fuentes:

Ketamine & Related Compounds for Psychiatric Disorders
El Pais
Energy Control